Premsa

'En la luna de Valencia', de Josep V. Boira

16/9/2012
Publicat en La Vanguardia, 16/9/2012

 

Las palabras del presidente de la Generalitat, Artur Mas, sobre la fatiga que causa la España del Sur en la del Norte son reales, pero parciales. Ni Catalunya es el norte geográfico de la Península, ni todo lo que está fuera de Catalunya es, conceptualmente, el “sur”. Si podemos aceptar la alteración de la corrección geográfica por mor de un mensaje contundente, deberíamos aceptar también la posibilidad de otras geografías posibles. Pierre Deffontaines, en 1958, publicó La España del Este (ni del norte, ni del sur). La escuela geográfica regional francesa veía un milieu de vie semejante y rasgos compartidos entre Catalunya, el País Valenciano y Baleares. Pero lo francés ya no está de moda. Por ello, hemos reducido las opciones y simplificado el mensaje a la misma velocidad con la que retóricamente seguimos hablando de Països Catalans.

En las celebraciones del Onze de Setembre podrá leerse la obra completa de Joan Fuster, pero ello no implica que en Valencia aumenten sus seguidores o la simpatía por Catalunya. Hubo un tiempo en que Catalunya, para serlo, cercenó la utopía nordista: adiós a la lengua d’oc, a Mistral...

Da un poco de apuro pensar que hoy, Catalunya, haga lo mismo en otra dirección. Quien conozca mi tierra, sabrá que deberán pasar generaciones para que los valencianos sigan a los catalanes por esta senda, si es que lo hacen. El lento y aburrido Plan A (el pacto fiscal, el corredor mediterráneo, la exportación y modernización productiva, el respeto por la lengua, la pluralidad estatal...) se podía entender en Valencia. Permitía alianzas.

Sin embargo, el energético-turbo Plan B de Mas dejará a muchos en la luna de Valencia.

En las celebraciones del Onze de Setembre podrá leerse la obra completa de Joan Fuster, pero ello no implica que en Valencia aumenten sus seguidores o la simpatía por Catalunya. Hubo un tiempo en que Catalunya, para serlo, cercenó la utopía nordista: adiós a la lengua d’oc, a Mistral...

Da un poco de apuro pensar que hoy, Catalunya, haga lo mismo en otra dirección. Quien conozca mi tierra, sabrá que deberán pasar generaciones para que los valencianos sigan a los catalanes por esta senda, si es que lo hacen. El lento y aburrido Plan A (el pacto fiscal, el corredor mediterráneo, la exportación y modernización productiva, el respeto por la lengua, la pluralidad estatal...) se podía entender en Valencia. Permitía alianzas.

Sin embargo, el energético-turbo Plan B de Mas dejará a muchos en la luna de Valencia.



Tags: política valenciana, model d'Estat.



Tags: política valenciana, model d'Estat.



subscriu-te


RSS | Facebook

cerca